TERMINALES INFORMALES REABRIERON SUS LOCALES

Transportistas que acataron el cierre, han denunciado al burgomaestre.

El 11 de octubre del 2023 se rea­lizó uno de los operativos más aparatosos que se haya visto en la ciudad de Cusco. Más de 20 agentes de seguridad ciudadana, otro número igual de policías y un batallón de funcionarios edi­les llegaron hasta los cruces de la avenida Grau con la calle Pavitos, en el centro histórico. El objetivo era cerrar los terminales infor­males que generaban caos e inse­guridad a los viajeros nacionales y extranjeros que quieren llegar hasta el Valle Sagrado de Los In­cas. En menos de dos días los lo­cales fueron reabiertos, como si no hubiera pasado nada.

BURLA. A estas alturas, la in­tervención de del alcalde Pantoja y sus funcionarios parece una tomadura de pelo a la ciudada­nía; por esta razón, el empresa­rio transportista, Marlon Salluca, ha denunciado al propio burgo­maestre. “Me he sentido obligado a presentar una denuncia al al­calde, pues ha cerrado los locales señalando que era definitivo y nos ha perjudicado en nuestros ingresos. Pero ahora han rea­bierto un par de terminales y los demás están cerrados y sin obte­ner ningún ingreso económico. La ley debe ser para todos y la au­toridad debe hacerla cumplir. El alcalde debe cerrar todos los lo­cales o en su defecto, autorizar el funcionamiento de todos, sin dis­criminación alguna”, denuncia.

Otro transportista, aduce que toda la intervención tenía por ob­jetivo favorecer a los informales que trabajaban en los locales de la familia Flores y Mendivil. “Pa­recería que hay un arreglo de­bajo de la mesa, por cómo dejan trabajar a un par de terminales, perjudicando a los restantes. (…) El fiscal Poblete también ha par­ticipado y ahora no dice nada. Es incapacidad, o es corrupción de todas estas autoridades”, señala de forma anónima.