NO ACEPTAN MESA DE DIÁLOGO EN MACHUPICCHU

Exigen anular contrato con Joinnus para instalar reunión.

La población de Machupicchu Pueblo acordó no darle tregua al Gobierno y de esta manera con­tinuar con la huelga indefinida que iniciaron el último jueves 24 de enero en rechazo a la terceri­zación de la venta de boletos a un privado, además exigen renuncia de la ministra de Cultura, Leslie Urteaga, a quien acusan de gene­rar este problema.

LAMENTABLE. Óscar Valencia, representante del Colectivo Po­pular Machupicchu, informó que han decidido continuar con su protesta y no aceptar la mesa de diálogo que ha planteado el Go­bierno para este martes si antes no se anula el contrato con Join­nus. Valencia, incluso manifestó que se unirán a la protesta más comunidades de Machupicchu como Huillcar y Choquellusca; pero además del distrito de Santa Teresa, por lo que el acceso ama­zónico también quedará bloquea­do.

Hay que señalar que en horas de la mañana de ayer, los ministros de Cultura, Ambiente y Comercio Exterior y Turismo; además del gobernador regional y el alcal­de de Machupicchu sostuvieron una reunión por más de dos ho­ras, quienes pidieron a los mani­festantes a deponer la medida de protesta para realizar una mesa de diálogo. A la cita sin embargo no asistió ningún representante de las organizaciones sociales.

Fue el gobernador regional, Wer­ner Salcedo, el único que informó brevemente la decisión a los me­dios de comunicación tras la re­unión desarrollada en el local del Centro de Operaciones de Emer­gencia Regional (Coer), mientras que en las afueras del local un grupo de manifestantes pedían la renuncia de la ministra de Cultu­ra. Hasta el cierre de esta edición Perú Rail no emitió ningún comu­nicación sobre la suspensión del servicio de tren.

 RECHAZAN HUELGA Y CITAN QUE SOLO BUSCAN MANTENER LA ‘MAFIA’

Señalan que protesta solo se trata de un aprovechamiento por parte de unos cuantos.

Frente a la huelga indefinida que se lleva a cabo en Machupicchu, contra la nueva plataforma de emisión de boletos para la mara­villa mundial, desde la Cámara de Comercio, Industria, Servicios, Turismo y de la Producción del Cusco manifestaron su rechazo a las recientes protestas y para­lizaciones en Machupicchu, que han perjudicado seriamente la actividad turística, la economía y el trabajo de miles de familias cusqueñas.

FUERTE Y CLARO. “Conde­namos los actos de violencia, el bloqueo de vías de comunicación y los ataques a la propiedad y a las actividades privadas. Repu­diamos las acciones ilegales de quienes pretenden mantener a las mafias corruptas que han ge­nerado millonarias pérdidas eco­nómicas al Estado con el ingreso irregular a Machupicchu y de­nunciamos la injerencia política de quienes buscan desinformar y aprovechar la coyuntura para impulsar sus aspiraciones per­sonales e intereses políticos”, cita textualmente la comunicación.

Luego mencionan que desde este ente reconocen el derecho a la protesta pacífica, pero exigen que se respete el orden público, la seguridad ciudadana y la pro­tección del patrimonio cultural de la humanidad que representa Machupicchu. “Hacemos un lla­mado al Ministerio Público y a la Fiscalía de Prevención del Delito para que apoyen a la Policía en el cumplimiento de sus funciones, a fin de restablecer el estado de derecho”.

“Hacemos un llamado a los em­presarios, trabajadores y po­bladores de Machupicchu para que se preocupen por la calidad del servicio al cliente y mejoren la imagen de la ciudad y del país ante los ojos del mundo, que nos visitan para admirar nuestra ri­queza cultural y natural. De igual modo, recomendamos no caer en manipulaciones de interés po­lítico por parte de dirigentes y autoridades locales”, culmina el comunicado.

MEDIDA INDEFINIDA. Recor­demos que Machupicchu Pueblo se halla en medio de una huelga indefinida, impulsada por tra­bajadores de Cultura Cusco y algunas personas ligadas a la ac­tividad turística, ellos reclaman contra el nuevo sistema de venta de boletos para la maravilla mun­dial, señalando que propicia la ‘privatización’ de Machupicchu y exigen que continúe el antiguo sistema de emisión de tickets, quejado muchas veces por propi­ciar el acaparamiento y ‘ruletaje’ de entradas.