JEFA DE LOGÍSTICA DE LA MPC RESPONDE A CRÍTICAS

Funcionaria dice que no se avergüenza de imputaciones en su contra.

La jefa del área de Logística de la Municipalidad Provincial del Cusco, Julia Orozco salió a dar la cara frente a los cues­tionamientos de los regidores de la gestión actual, quiénes pidieron explicaciones fren­te a los reiterados “procesos caídos”, debido a las acciones que no se estarían tomando contra las empresas provee­doras por incumplimiento.

La funcionaria encargada, tam­bién fue consultada por su tra­yectoria profesional, dado que, anteriormente ejerció el cargo de jueza en Ucayali y sospecho­samente fue destituida de éste, por haber liberado a un exal­calde de un distrito de la ciudad de Pucallpa. “Yo no tengo nada de qué avergonzarme en cuan­to a mis fallos judiciales, porque todos ellos han sido emitidos dentro de una línea de respeto a la Constitución, a las normas y sobre todo dentro de un princi­pio de imparcialidad”, aseguró.

La Dra. Orozco Flores preten­dió justificar lo injustificable, señalando que este tema fue un escándalo provocado por la prensa de su región. “La función de los magistrados es una labor incomprendida, en el sentido de que no siempre la parte con­traria o quien recibe un fallo no acorde a sus pretensiones, va a estar de acuerdo”, puntualizó.

Además, fue interrogada por este medio de comunicación sobre su idoneidad en el car­go, teniendo este tipo de “an­tecedentes”, frente a lo cual señaló lo siguiente: “Si a usted le inician un procedimien­to penal, usted se reviste del principio de inocencia, ¿us­ted no tiene derecho a traba­jar? Todavía no se ha deter­minado una responsabilidad”.

Lo más indignante es que, tra­tó de minimizar el proceso ad­ministrativo que se sigue en su contra por presuntamente incurrir en favorecimientos como magistrada. “La OCMA puede generar una determi­nada opinión, pero no hay una resolución firme. Mientras no haya ello y yo haya agotado to­dos los medios de defensa, en­tonces no podría decir que está bien o aceptar algo. Es más, es una opinión, no es una resolu­ción firme”, manifestó.