ABUSO Y ALTANERÍA EN MANIFESTACIÓN

Matón no quería ser grabado

La mañana de ayer, una numero­sa delegación que llegó a Cusco procedente del Valle Sagrado de Los Incas, recorrió diferentes ca­lles de la ciudad, sin embargo, en su trayecto, la actitud de algunos manifestantes no fue del todo pa­cífica. Y es que algunos huelguis­tas, evitaron que la prensa grabe su recorrido ni que los entrevis­ten. “No graben”, “bajen la cáma­ra”, eran algunas de las frases que vociferaban.

No obstante, todo se salió de con­trol a la altura del paradero hos­pital en la avenida La Cultura, donde un grupo de periodistas fue recriminado por cumplir con su labor. Uno de los manifestantes le propinó un azote al periodista Juan Becerra, esta acción provo­có que el profesional se defienda.

Del mismo modo, algunos hom­bres y mujeres de prensa tuvie­ron que soportar las amenazas de otros grupos de marchantes.